CASAS DE TERROR EN MÉXICO: ¿CUÁLES SON LAS MÁS TENEBROSAS?

México es un país lleno de cultura; por ello, cada región de la República tiene personajes emblemáticos del pánico, pero también sus leyendas propias. Así que, en vísperas de este Día de Muertos 2022, te presentamos la casas más terroríficas del país: ¿dónde están?, y la pregunta más importante, ¿te atreverías a entrar?

CDMX - Casa de la Tía Toña

Ubicada en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, está la casa de la tía Toña, una de las más famosas de la CDMX. Se cuenta que el origen de su densa atmósfera es por una mujer adinerada que hace muchos años adoptó a niños de la calle, a quienes les dio techo y comida, pero un día se cansó de ellos, por lo que los mató a todos, echó sus cuerpos a un río y después se suicidó.


Casa Mondragón

Otra de las casas de terror de la CDMX es la Casa Mondragón o Casa Negra, que se encuentra en la esquina de Álvaro Obregón e Insurgentes Sur, de la colonia Roma. Se dice que este lugar fue un centro de resguardo para aquellas personas que padecieron tifoidea en la década de 1930. Después de ser un testigo silencioso de la muerte de muchos pacientes, fue remodelada y vendida a una familia de apellido Mondragón, que murió de forma misteriosa.


Edomex - Leyenda de la “Quemada”

La leyenda de la casa de “La Quemada” cuenta una historia ocurrida en lo que se conocía como “El Mesón de los Tres Reyes”, pero que hoy en día es la esquina de las calles Juárez Norte y Morelos, en Texcoco, Estado de México. Se dice que una mujer se enamoró de un sacerdote y los vecinos decidieron prenderle fuego a la casa donde vivía.


El callejón del muerto

Se cuenta que, al sonar las 12 campanadas de la medianoche del reloj del Convento del Carmen, se puede ver a un fantasma que atraviesa el cementerio para salir a lo que popularmente se conoce como el Callejón del muerto, y su silueta desaparece al entrar en un inmueble que la gente apoda como “Casa de las Ánimas”. Guerrero.


La mano de la reja

Ubicada en la Calzada Fray Antonio de San Miguel, mejor conocida por los habitantes de Morelia y visitantes del Centro Histórico como Calzada de San Diego o de Guadalupe, se dice que aún es posible observar en las noches, o en la madrugada, una mano que se asoma por la reja. Algunos la consideran como una de las casas embrujadas, a pesar de que actualmente alberga al Centro Cultural de la UNAM.


Casa del duque

Se ubica a espaldas de la catedral de Morelia, y se asegura que cuenta con varios siglos de antigüedad; se atribuyen las voces y presencias en su interior a diversos crímenes que hubo en esas paredes. La también llamada Casa del Duque cobró tal renombre que ofrecía recorridos y obras de teatro, suelen decir, inspiradas en hechos reales, como el episodio en el que una mujer se asomaba y volteaba la cara a los niños que pasaban por el pasillo. Aseguran que existe actividad paranormal en el lugar.


Nuevo León - Casa de los tubos

Hace unos 50 años, aproximadamente, un papá y su hija llegaron a Monterrey. La pequeña estaba en silla de ruedas y se dedicaba a dibujar, y un día dibujó una casa, con siluetas de tubos, así que el padre tomó su bosquejo y contactó a un arquitecto para que hiciera la obra; sin embargo, varios trabajadores murieron, así como la pequeña para quien era la casa.


Casa de Aramberri

Está localizada en el centro de Monterrey. El mito se remontaría al ya lejano año de 1933; algunos afirman que el terrorífico misterio de este sitio nació por unos asesinatos. Ahí, una mujer y su hija habrían sido golpeadas con brutalidad, violadas y luego asesinadas. Al parecer, los culpables fueron unos sujetos que eran encabezados por un sobrino de la señora. Aseguran que ahí se escuchan gritos espeluznantes y se ven sombras misteriosas.


Puebla - Casa de los enanos

En Avenida Juárez, número 1702, se encuentra una casona de la época porfiriana, de estilo francés, que a lo largo de los años ha sido objeto de diversas historias. De acuerdo con los registros históricos, la empezó a construir una familia de origen italiano de apellido Giacopello. Los nietos de la familia jugaban en el patio con muebles construidos especialmente para ellos, por lo que la gente que se asomaba a la casa decía ver enanitos en pequeños muebles, con lo que crecieron las leyendas.


Casa del diablo

Se halla a unas calles cerca del centro de Cholula, en el poblado de San Luis Tehuiloyocan; una construcción colonial que se remonta al siglo XVIII. Cuenta con raros relieves y murales donde se concluyó que las figuras representan una celebración dedicada al diablo. Querétaro.


Casa de Bartolo

La leyenda nos lleva al primer dueño de este lugar, construido en el siglo XVII, Bartolomé Sardaneta, también conocido como el “Segoviano”, quien, se dice, acumuló muchas riquezas gracias a un pacto con el diablo. Este usurero vivía en dicha casa, cerca de la Plaza de Armas, junto a su hermana, pero un día murieron en una fecha por la que Bartolo siempre brindaba. No se supo bien qué fue lo que sucedió, pero, según la historia, en la habitación de don Bartolo se encontraron documentos extraños: supuestamente, un contrato con fuerzas oscuras.


Casa de la “Hiena” Mijangos

Tal vez una de las casas más conocidas por su trágica historia, donde Claudia Mijangos, apodada como la “Hiena”, quien fue reina de belleza en su juventud, tras haberse separado de su marido y obsesionarse con un sacerdote, mató a sus tres hijos con cuchillos, durante la madrugada del 24 de abril de 1989.


Zacatecas - Mesón del Jobito

El nombre del hotel hace referencia al personaje en cuestión. Don Jobito, como era conocido, era el vigilante de ese conjunto habitacional y vivió, hasta su muerte, en el que hoy es el cuarto número 107. Las personas que han estado en esa habitación aseguran que don Jobito les juega ciertas bromas, como, por ejemplo, aparecer en el reflejo del espejo o apagar y prender luces, entre otras más.


Casa Londres

En 1890, llegaron a Zacatecas los Smith, una familia de inmigrantes ingleses, atraídos por la bonanza económica de la ciudad. Fundaron un almacén para comercializar productos europeos de lujo, muy apreciados por la burguesía del porfiriato. La casa no ha sido modificada, porque se cree que los dueños se enojan si se cambia; mantiene, incluso, el papel tapiz del siglo XIX para no enojar a los espíritus. Se piensa que, motivados por la sensación sobrenatural, los Smith sacrificaron a su hija y, desde entonces, su espíritu ronda a quien entre a la casa.


Información: Agencias. // Vía: Plano Informativo.