BANNER

YOUTUBER DE 23 AÑOS DE EDAD, PIDE SUlClDl0 ASISTIDO.

Bélgica es uno de los países donde está regulado el suicidio asistido en determinados casos. Los más habituales, no obstante, suelen ser cánceres en estado terminal o enfermedades de tipo nervioso en las que una persona ya no puede controlar su propio cuerpo, como el ELA. Pero el abanico es más amplio y los problemas mentales están aumentando la lista de peticiones. La última, la de una joven youtuber de 23 años años, que ya tiene fecha para acabar con su vida: el último trimestre de este año.

Tiene más de 200.000 seguidores y se hace llamar Olympe. A diferencia de otras influencers que viven de vender en las redes su perfecta vida, en la mayoría de casos edulcorada o falsa, esta francesa cuenta a sus seguidores los distintos episodios por los que pasa a diario en 'Le Journal d ́Olympe' (El diario de Olympe).

Y es que, como ella misma ha reconocido, sufre un Trastorno de Identidad Disociativo (TID) y Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) fruto de una infancia traumática y una adolescencia no mucho mejor.

A los múltiples abusos que sufrió de niña y las cerca de 20 familias de acogida por las que pasó tras ser abandonada, fue víctima de pedofilia. Ya siendo una adolescente fue violada hasta en cinco ocasiones y sufrió acoso escolar en el instituto.

«Como todo ser humano tengo mis límites y esos límites han sido llevados durante años hasta el extremo. No puedo pasar por más pruebas. He recibido mensajes de personas que me dicen que menudo ejemplo doy a los jóvenes, pero no puedo vivir para los demás y hacer las cosas en función de los demás», ha explicado Olymple. «Es mi vida y es una decisión difícil que he tenido que tomar».

Esta francesa ya tiene fecha para poner fin a su vida. Tras contactar con los médicos pertinentes, será a partir del último trimestre de 2023 cuando todo termine mediante el suicidio asistido.

Este tipo de prácticas sigue provocando polémica sobre todo cuando se trata de jóvenes. Antes que Olympe se conoció el caso de Shanti De Corte, otra joven de la misma edad que tras dos intentos de suicidio fallidos, decidió poner fin a su vida mediante el mismo procedimiento en Bélgica.

También en su caso el origen de sus trastornos mentales fueron fruto de trágicas vivencias. Vivió en primera persona el ataque terrorista que sufrió Bélgica en 2016 y, pese a no sufrir lesiones físicas, nunca se recuperó de las mentales.

Lo intentó mediante tratamiento psiquiátrico e incluso fue internada en un hospital, donde fue víctima de abusos sexuales que empeoraron aún más su delicada salud mental. Tras dos intentos de suicidio, solicitó la eutanasia en Bélgica alegando un «daño psiquiátrico insoportable» que fue avalado por los médicos. Recibió la eutanasia el pasado octubre.

Información: ABC. // Vía: Plano Informativo.